A la hora de reformar tu casa, ten en cuenta cuáles son los permisos que has de pedir

A la hora de reformar tu casa, ten en cuenta cuáles son los permisos que has de pedir

A la hora de reformar las casas, en nuestro país son las administraciones locales las que determinan si procede o no solicitar algún tipo de licencia, permiso o similares y para desesperación de los usuarios, las condiciones difieren en función del territorio en el que nos encontremos. Y es que al ser un trámite que depende de los organismos locales, la realidad es que no hace falta siquiera que vayamos de una comunidad a otra, sino que dos ayuntamientos limítrofes pueden tener distintas ordenanzas al respecto. No obstante, por suerte, a grandes rasgos podemos decir que la mayoría de los territorios distinguen entre licencias de obra, siendo estas mayores o menores, y comunicación previa.

Las licencias de obra son los permisos que necesitas para hacer reformas en casa con independencia de su envergadura. Dado que las competencias de urbanismo son municipales, será en el ayuntamiento donde deberás presentar tu solicitud. Y es que es la administración local quien establece los términos en los que será necesario contar con estos permisos, así como las condiciones de su concesión, tasas a abonar en cada caso y sanciones si no dispones de ellos siendo requeridos por la autoridad competente. Por todo ello conviene tramitar la solicitud antes de emprender cualquier reforma en casa. No obstante, hay que distinguir entre licencias de obra menor y licencias de obra mayor.

  • Licencia de obra menor. La sencillez técnica o su precio reducido son dos indicadores que pueden ayudarte a identificar en qué casos necesitas este tipo de permisos para hacer reformas en casa. Pequeñas reparaciones, instalaciones de cerramientos tales como puertas o ventanas o la adaptación de la vivienda a personas con discapacidad son solo algunas de las reformas que, por lo general, han de contar con este tipo de permisos. La principal condición para acogerse a esta licencia de obra menor no es tanto el ámbito, como la sencillez de los trabajos a realizar.
  • Licencia de obra mayor. Si hablamos de reformas que impliquen modificar la estructura de la vivienda, alteren su distribución o su superficie, la cosa cambia. En estos casos el permiso que necesitas para hacer reformas en casa es una licencia de obra mayor. Al igual que ocurre con la licencia de obra menor se trata de un documento a tramitar en el ayuntamiento, aunque tanto las tasas como el proceso y las condiciones son diferentes. Para empezar, deberás contar con un proyecto de reforma que deberá ir firmado por un arquitecto o arquitecto técnico, además de ir sellado por el colegio profesional. Cada ayuntamiento establece sus propios criterios, pero lo normal es que, junto al proyecto, presentes el modelo de solicitud oportuno, el DNI del solicitante y el justificante de pago de las tasas. En este sentido, sobre todo para viviendas que por uno u otro motivo estén protegidas y en las que es habitual que cualquier obra se considere obra mayor, nosotros os recomendamos que recurráis a Martin Laucirica, asesoría fiscal en Bilbao e inmobiliaria, para que os asesore acerca de los pasos que debéis seguir para evitar problemas o sanciones futuras.

Sin embargo, la lentitud de la administración ha permitido que muchas obras sean posibles gracias a la comunicación previa y es que, aunque no es, como tal, uno de los permisos que necesitas para hacer reformas en casa, las pequeñas intervenciones requieren de una comunicación previa a la administración. Sin embargo, este capítulo está abierto a interpretaciones de lo más variopinto. Aunque en esencia este trámite se aplica para aquellas reformas que no suponen alteración estructural, no afectan a la fachada del edificio y no se realizan en elementos protegidos, cada ayuntamiento marca los límites. En este sentido, mientras que en el ayuntamiento de la capital de España la pintura del hogar, por ejemplo, no requiere de permiso alguno; la misma reforma en la capital aragonesa está sujeta a comunicación previa. Cambios en la instalación de fontanería, electricidad o calefacción, por ejemplo, son reformas para las que la comunicación previa es necesaria en muchos municipios. Además, por suerte, este trámite puede realizarse tanto online como presencialmente y junto al formulario en cuestión, habrá que adjuntar un plano y presupuesto de la reforma, descripción de la actuación y documento de autoliquidación de las tasas correspondientes.

¿Existen reformas realizadas en casas que no necesitan permisos?

La respuesta es clara y simple, sí. Si bien, las reformas en casa que no necesitan ni licencia de obras ni comunicación previa son más bien pocas. En todo caso, dependen de los ayuntamientos, aunque, en este sentido, pintar la casa puede ser un buen ejemplo. Solados, alicatados, reparaciones de paredes o cambios en las instalaciones (dependiendo de la ciudad) también pueden formar parte de las intervenciones exentas de necesitar permisos. Sin embargo, la información será siempre tu mejor aliada para tener claros los permisos que necesitas para hacer reformas en casa por lo que acudir al ayuntamiento es el primer paso para no exponerse a sanciones. Además, comunicarlo a la comunidad de vecinos tampoco está de más para evitar problemas con ellos por las posibles molestias que puedan ocasionar.