Reforma, invierte y reutiliza

Reforma, invierte y reutiliza

Comprar una vivienda de obra nueva puede ser maravilloso para miles de ciudadanos por muchos motivos que van desde la seguridad de que el edificio tiene una correcta y adecuada instalación de fontanería, lo que evita posibles problemas en años venideros, hasta la posibilidad de adquirir una vivienda en una urbanización moderna con piscina y juegos infantiles en el terreno. Sin embargo, no todos podemos permitirnos ese gasto.

Según las estadísticas ofrecidas por el Instituto de la Vivienda, son muchas las familias que, tras heredar un piso en barrios céntricos de diferentes ciudades, decide venderlo para evitar posibles gastos de derramas en el edificio. Esto ha propiciado que miles de inversores, sobre todo aquellos que buscan pisos para alquiler turístico, adquiera estos inmuebles, los reforme, y los anuncie en diferentes páginas especializadas como Airbnb o Booking.

De esta forma, cientos de barrios cercanos al centro de diferentes ciudades turísticas se están convirtiendo en una especie de barrios hoteleros donde los residentes conviven con miles de turistas todos los meses. Ahora bien, si esos empresarios pueden sacarle partido a esas viviendas antiguas, ¿por qué nosotros no?

Tal vez no estemos preparados para acondicionarlas y sacarlas en alquiler turístico pero sí para reformarlas y ponerlas en alquiler durante todo el año o, directamente, reformarlas para nosotros mismos. Y es que ese miedo que solemos tener a la vivienda antigua, por posibles problemas que puedan aparecer a posteriori, no son tan graves ni tan caros como podemos pensar.

Las derramas de edificios antiguos para arreglar tuberías, electricidad, bajantes, fachadas e incluso pilares no son baratas pero de media, un propietario, se podría gastar unos 1500 euros en una de esas derramas, que por supuesto no son todos los años. ¿Sabéis cuánto tiempo tardaría un propietario de piso turístico en ganar 1500 euros? Pues como mucho dos meses, y eso si ponen un alquiler económico y después de haber pagado gastos e impuestos. Eso significa que quedan otros 10 meses de beneficios. Nada mal ¿verdad?

Si nos paramos a pensar en reformas esa vivienda para uso propio podríamos pensar que entonces ese gasto de 1500 euros en caso de derrama podría ser demasiado para el ciudadano medio. Sin embargo, ¿qué pagaríamos si estuviéramos de alquiler o si la vivienda fuera nueva y estuviéramos pagando una hipoteca? Mucho más ¿verdad? Pues todo esto es lo que muchos expertos en vivienda, inmobiliarias e incluso vecinos de los barrios más afectados, estamos intentando hacer ver a todas esas familias que, de repente, heredan viviendas y no saben qué hacer con ellas.

Reforma

Antes de nada debemos reformar. Los edificios antiguos pueden dar un aspecto a viejo en el exterior pero si el interior de la vivienda está totalmente reformado, es posible que veamos todo con otros ojos. Para empezar, es casi imposible comprar viviendas de obra nueva en este tipo de barrios pues están ya todos edificados y ya no hay casi solares que peudan ser construidos. Además, en estos barrios tan céntricos, con acceso a pie a cualquier parte y acceso a los principales medios de transporte público de la ciudad, hay muchísima demanda y poca oferta, por lo que es complicado tener acceso a esas viviendas nuevas en caso de que llegaran a  construirse.

Ahora bien, si reformamos, todo cambia. Una reforma completa  que incluya suelos nuevos, fontanería, electricidad, cocina, baño y pintura puede ser tan cara o tan económica como el propietario desee, con unos mínimos por supuesto. Arca SL, empresa de reformas integrales en Valladolid, afirma que todo depende de los materiales seleccionados. Lógicamente la mano de obra no la podemos modificar, pero el material, los acabados, y todo ese tipo de pormenores pueden encarecer  o abaratar la factura final notablemente.

Por ejemplo, pensemos en algo simple, los pomos de las puertas. Una empresa reconocida en el sector del profesional de la reforma es Manigrip así que acudimos a su web para ver posibilidades y comprobamos que podemos poner tanto una manilla de latón, que suelen ser bastante económicas, como una manilla de porcelana con acabados rústicos (algo que ahora está muy de moda) ¿No creéis que el precio cambiará notablemente entre una y otra? En Leroy Merlín miramos precios y comprobamos que podemos poner manillas a las puertas por unos 6 euros cada pareja o pomos por 12. Ahora bien, también encontramos manillas por 715 euros, y no es broma…

Con la vivienda reformada, tanto si la utilizamos nosotros como si decidimos alquilarla todo el año a una familia, quien resida allí tendrá acceso a todas las ventajas de vivir tan cerca del centro sin tener que renunciar a la estética y las comodidades de la vivienda moderna Sería como modernizar este tipo de barrios, actualizarlos y volver a darles vida gracias a las nuevas familias con niños que podrían volver a residir en ellos sin tener que convertirlos en barrios hoteleros para turistas. Serían todo ventajas.

Ahora bien, mucho hablar de reformar pero nadie nos ha dicho de cuánto dinero estaríamos hablando ¿verdad? Pues vamos a los mínimos. Según la empresa Navalón, especializados en reformas por toda la costa levantina, para adecentar este tipo de vivienda lo primero es cambiar lo que no se ve para evitar problemas a posteriori, eso significa fontanería y electricidad como mínimo. A partir de ahí ellos aconsejan reforma de cocina y baño, así como una buena mano de pintura. El tema de los suelos ya depende del estado en el que se encuentren los actuales o de lo que queramos invertir, así como el tema del cambio de ventanas de cara a la búsqueda de un mejor aislamiento y eficiencia. Todos estos cambios se pueden hacer con unos 15.000 euros, y de ahí para arriba dependiendo de los temas mencionados como ventanas, suelos, muebles, iluminación, etc.

A priori puede parecer mucho pero ¿qué son 15.000 euros por tener una vivienda totalmente renovada en comparación con los más de 100.000 que te costaría una vivienda de obra nueva? Todo depende según la perspectiva con la que se mire.