El color en las ventanas de PVC

El color en las ventanas de PVC

El color en las ventanas de PVC comienza a ser una alternativa de lo más atractiva. Existen una gran variedad de factores a considerar. En este sentido, las propiedades y demás parámetros son importantes, puesto que van a condicionar en buena medida el confort y la seguridad.

De lo que no se suele hablar y tiene bastante importancia es del color de las ventanas, pues es algo que tiene gran influencia en el aspecto general de la vivienda. Un color que no pegue con la casa o que no nos guste puede terminar haciendo que no nos sintamos bien en nuestro hogar.

¿Qué color elegimos?

En este sentido, los arquitectos suelen aconsejar la elección de las ventanas acorde con el diseño de la casa como con el estilo de su interior. En los exteriores, la recomendación es que el color de las ventanas se ajuste con el color de la puerta de entrada o la del garaje. También debería pegar con el tejado o demás detalles a nivel decorativo con los que cuente el propio edificio.

Dentro de la casa debemos ajustar el color que tengan las ventanas con las puertas, rodapié y suelo. Aquí el tono blanco es el más seguro y casi pega bien con todo. Si vamos con la madera y demás imitaciones, la sensación acogedora aumentará, pero hay que tener más cuidado, en especial si hay más elementos realizados en madera. No mezclar diferentes matices, pues puede dar una sensación caótica.

¿Entre qué tonos podemos elegir?

La gama de colores que podremos elegir para una ventana va a depender en buena medida del material en que esté realizada. Hablaremos de las ventanas de PVC, aluminio y madera.

Ventanas de madera y aluminio

Normalmente las de madera tienen el color de la materia prima usada. El roble o pino son las más comunes. En el caso de las de aluminio, son bastante ligeras y eficientes. La hay en varios color y otros que los imitan.

Ventanas de PVC

Como nos confirman desde Ventanas de PVC Granada, las ventanas realizadas en PVC son las que tienen mayores posibilidades cuando hablamos de gama de colores a disposición de los usuarios. Los perfiles se pueden hacer en colores en pasa, foliados o pintados. El blanco es el color más demandado, pues nos provoca gran sensación de equilibrio y paz.

Un color que se ve mucho es el gris antracita, que además se ve bastante bien en los espacios modernos, tanto en los profesionales como en los domésticos. Tiene muchos matices el gris y lo podemos encontrar liso y metálico. La elección de las láminas negras para las ventanas es una buena medida cuando se quieren marcar los cerramientos y que quede subrayado el propio carácter del edificio.

En este sentido, según nos cuentan desde Replus La Vila, las láminas que imitan madera en las ventanas de PVC modernas son de gran calidad, por lo que es complicado diferenciarlas de las que lo son de verdad. No solo tienen igual color, también es similar la estructura.

Lo bueno es que los colores no van a cambiar con el paso del tiempo, por lo que no van a deslucir ni amarillear. Tampoco es necesario un cuidado excelso. No hay que aplicarles barniz y podemos limpiarlas con agua templada.

De las ventajas más importantes es que se pueden pedir combinando dos colores, uno en la parte interior y otro en la exterior. Esto es bueno para quienes no quieran comprometerse con una tonalidad a largo plazo. Actualmente, podemos contar con interiores nórdicos o rústicos, hasta si la elevación de la casa es de las modernas u otra combinación que nos pueda venir a la mente.

Resumiendo

Se puede acabar diciendo que el colorido en las ventanas siempre debe contar con el estilo, tanto en la zona exterior de la vivienda, como lógicamente en el interior. Las ventanas de PVC quizá son las que cuentan con más alternativas, no solo en disponibilidad, también a la hora de poder combinar los colores. En definitiva, una herramienta ideal cuando se quiere decidir que ventana y color instalar.

Ahora es vuestro turno, nuestro consejos es meditar la decisión tranquilamente y fijarse en todos los detalles, tanto en el exterior de la casa como dentro, pues las ventanas suelen adquirirse para que nos duren muchos años y una equivocación no es lo más deseable.

Si elegimos bien y tenemos todo en cuenta como es debido, el éxito en nuestra elección tiene que ser una realidad, por lo que desde aquí os animamos a elegir el color que más se adapte a vuestras necesidades. ¡Suerte en la elección!