Consejos si has decidido mudarte

Consejos si has decidido mudarte

A lo largo de la vida ya son unas cuantas veces las que he tenido que realizar una mudanza. La primera fue porque mis padres se cambiaron de ciudad por motivos laborales. En aquella yo era muy pequeño y solo tengo vagos recuerdos. La segunda fue cuando me trasladé a Madrid para estudiar. Fue como dejar el nido familiar. Ahí ya comencé a notar lo que era una mudanza. Sin embargo, la más grande fue cuando encontré trabajo en Valencia. Y me tocó hacer una mudanza desde Valencia a Madrid.

La verdad es que me aterrorizaba la idea. Entre otras cosas porque ahora no era llevar unas cuantas maletas, ahora era trasladar toda una casa. Pues bien, lo primero que hice fue ponerme en contacto con una empresa de mudanzas, Mudanzas Madrid-Valencia, y ellos fueron los que me supieron asesorar para que el trastorno fuera lo menor posible. Y así fue. Si necesitas trasladar materiales, muebles, objetos o realizar una mudanza completa, tanto de una vivienda como una oficina, no dudes en solicitar presupuesto.

Ahora bien, lo he aprendido en todo este tiempo es que hay que tener una serie de consejos para que todo se desarrolle en condiciones. La verdad es que contratar a una empresa de mudanzas es ideal para clientes que necesitan enviar unos pocos muebles o electrodomésticos al apartamento de verano, estudiantes que vuelven a casa con varias cajas que no caben en un turismo o trabajadores que se mudan temporalmente y se llevan pocas cosas. Ten en cuenta que estas mudanzas compartidas permiten realizar paradas en el trayecto, por lo que son una opción perfecta para realizar mudanzas entre Madrid y otros municipios como pueden ser Móstoles, Getafe, Fuenlabrada, entre otros.

Así funciona una mudanza

Primero, rellenas el formulario. En ese momento es cuando confirmar los que necesitas transportar, el lugar de origen y destino de la mudanza, las flechas aproximadas y la flexibilidad que tienes. Así de fácil. Después de rellenar el formulario, la empresa de mudanzas te mandará un presupuesto aproximado a tu buzón de correo electrónico. Un agente se pondrá en contacto para darte un precio final personalizado.

Si aceptas, prepárate porque arranca la mudanza. Con una simple llamada puedes poner en marcha todo el proceso de la mudanza. Un técnico evaluará las diversas particularidades del traslado. Un equipo de profesionales se desplazará a la vivienda de origen en la fecha y hora indicada, y desmontará y embalará todos los muebles y objetos a trasladar.

Los muebles y demás objetos serán transportados hasta la vivienda destino, con una cobertura de seguro para que no tengas que preocuparte por nada. Es decir que si hay cosas de valor no te preocupes por lo que lo harán toda la delicadeza y profesionalidad. Una vez en el destino, se realizará la entrega en la propia vivienda, con servicio de corte de vía y grúa elevadora si es necesario, desembalaje y montaje.

Consejos antes, durante y después de la mudanza

Para terminar, estos son los consejos que tienes que tener en cuenta antes, durante y después de la mudanza.

Y te decimos antes porque tienes que deshacerte de todo lo que ya no te gusta o no vayas a querer. No tiene ningún sentido que te lleves cosas innecesarias. Cuantas más cosas suban al camión, más dinero te valdrá.

Deja toda la ropa u objetos no pesados dentro de los cajones y limítate a proteger los muebles. Esta decisión tiene una doble ventaja. La primera es que necesitarás muchas menos cajas y, una vez estés en tu nueva casa, todo lo que tengan dentro será más fácil de localizar. Por cierto, antes de mudarte, si has decidido dar a tu nuevo espacio una capa de pintura, no lo dudes: hazlo antes de colocar todas tus cosas

Recuerda que las cosas blandas no van en caja, van en bolsas negras. Edredones, almohadas, peluches, etc van en las bolsas, así te ahorras espacio y, a su vez, se protegen otros artículos y muebles.

Es el momento para quitarse de encima todas las cosas que te sobran. Lo mejor es que las vendas, las regales a un amigo o, si realmente las tienes un cariño especial, quédatela, pero quizás las puedes dejar en casa de tus padres. Como un recuerdo.

Por último, date tiempo para acostumbrarte a la nueva situación. Ya sabes que al principio todo te parecerá raro, echarás de menos tu anterior casa, pero con el paso del tiempo te irás acostumbrado y así las cosas las verás mucho mejor. Ahora ya sabes que siguiendo todas estas cosas puedes tener una mudanza de color de rosa.