Cambio de imagen corporativa: una tendencia cada vez más habitual en las empresas españolas

Cambio de imagen corporativa: una tendencia cada vez más habitual en las empresas españolas

Un cambio de imagen debe ser siempre concebido como una victoria. No cabe la menor duda de que son muchas las casas, los locales y los edificios de diferentes instituciones españolas quienes necesitan una buena cantidad de cambios para tener esa imagen que estamos deseando implementar a fin de parecer mucho más modernos y ser capaces de llamar la atención en una medida bastante mayor. Esto es básico en unos momentos como en los que nos encontramos. Y es que, para vender, tener en cuenta elementos como la decoración y el estilo es fundamental.

Todos los estudios de los profesionales que se dedican a la reforma de edificios indican que este tipo de trabajos suele funcionar en la inmensa mayoría de los lugares en los que se apuesta por ese cambio de imagen que venimos demandando. Pensemos, por ejemplo, en por qué Mercadona se encuentra reformando una gran cantidad de sus puntos de venta de cara a la Navidad. El motivo es que la consecución de esa nueva imagen es uno de los mayores reclamos de sus clientes de cara a ese periodo tan importante para el sector de la alimentación como lo es la Navidad.

Entremos un poco más en materia. A nadie le sorprenderá saber que acometer una reforma implica un trabajo que es realmente brutal. Aunque es cierto que hay diferentes modelos de reformas, no cabe la menor duda de que las más grandes implican hasta la necesidad de hacer obra, ampliar espacios y reubicar productos. Eso requiere de un importante esfuerzo físico, un esfuerzo que siempre es necesario para trabajar en este tipo de entornos con las mayores garantías de éxito.

A la hora de hacer frente a una reforma que consiga dotar a un edificio o vivienda de una nueva y más moderna imagen, no podemos emplear solo la fuerza humana. Es necesario contar con el apoyo de diferentes accesorios como el que constituye la cordelería. Hemos charlado recientemente con los profesionales de una entidad como Cuerdas Valero y nos han comentado que, para la realización de mudanzas y cambios de imagen en diferentes edificios, sigue siendo habitual que los particulares (o las empresas propietarias de esos locales) apuesten por cuerdas de todo tipo. Y es que es de esta forma como se puede acelerar y convertir en mucho más eficiente el cambio de imagen, de estilo y de decoración que planteamos.

Está claro que este trabajo depende de otras muchas cosas, pero, en la medida de lo posible, tenemos que asegurarnos que el trabajo de todos los obreros es lo más seguro y lo más rápido posible. Es por ese motivo por el que se sigue apostando por este producto a la hora de dar con todo aquello que nos hace falta para conseguir nuestro objetivo. Una cosa está clara: si no fuera por este tipo de cosas, que parecen insignificantes de primeras pero que influyen mucho en el trabajo, sería muy difícil conseguir realizar todos estos trabajos a tiempo.

Cada vez más locales se animan a cambiar su estilo 

Vivimos en un entorno en el que la imagen lo es absolutamente todo. Hay quien piensa que esto es solo cosa de las redes sociales, de las diferentes páginas web de las compañías y, en general, del marketing digital. Pero no es solo este conjunto de factores los que son tenidos en cuenta por los clientes a la hora de valorar la imagen de una determinada entidad. Tiene mucho que ver también el estilo o la decoración del local en el que esa entidad trabaja con el propósito de obtener un beneficio.

No cabe la menor duda de que ese es uno de los motivos por los que cada vez son más las entidades que intentar dotar de una imagen diferente a sus locales y empresas. Eso, a menudo, suele estar relacionado con la inclusión de un nuevo color corporativo o la modificación del logotipo, algo que ha venido siendo habitual en los últimos tiempos y que, por lo general, ha funcionado bastante bien en todos los lugares en los que ha sido implementado. Y es que no es para menos. Se trata de una apuesta que, aunque puede parecer arriesgada, es necesaria.

Tenemos claro que, de aquí a dentro de algunos años, la cantidad de locales y empresas que van a realizar algún tipo de cambio en relación a cualquiera de los asuntos de los que venimos hablando va a ser realmente grande. Y es que todo el mundo sabe cuál es la necesidad en los tiempos que corren: ofrecer una imagen de modernidad. Si no la tenemos, tenemos un problema que requiere de una solución urgente. Responder ante esa necesidad es algo que no cabe la menor duda de que ya no es que sea necesario, es que es una condición fundamental para que la empresa siga estando bien valorada por parte de todos y cada uno de sus clientes.