Un rótulo luminoso, la guinda para un proyecto de reforma

Un rótulo luminoso, la guinda para un proyecto de reforma

Hay que innovar para seguir siendo competitivos con el paso de los años. Nadie que disponga de un negocio puede trabajar exactamente de la misma manera si lo que quiere es estar en boca de todo el mundo para conseguir ventas y, por ende, beneficios. Ser capaces de irse adaptando a las nuevas necesidades de la sociedad es clave para asegurarle a la gente que puede seguir confiando en nosotros para dar carpetazo a sus problemas. No podemos quedarnos desfasados porque ese es un síntoma de que nuestro proyecto ya es más cosa del pasado que del presente. Y no digamos del futuro.

Hay muchas maneras de adaptarse a esas nuevas necesidades sociales. Está claro que el tipo de productos que comercializamos puede sufrir variaciones y que también pueden ir apareciendo otros productos que se pongan de moda o que respondan a una nueva necesidad. Pero son muchas cosas más las que pueden ir cambiando con el paso del tiempo. Por poner un ejemplo, os podemos comentar que, a medida que avanza el tiempo, son muchos los negocios que piden a gritos una reforma en su local, ya sea para darle una imagen más actual o bien para ganar espacio.

En efecto, las reformas en el establecimiento en el que prestamos nuestros servicios o vendemos nuestros productos son inevitables. Llega un momento en el que el espacio del que disponemos es muy pequeño y en el que tenemos que tomar la decisión de ampliar o redistribuir los espacios de su interior. También puede ser que, por cuestiones relativas a la seguridad del edificio y de las personas que lo integran, este local requiera de una reforma obligatoria. Sea como sea, el caso es que son muchos los negocios y emprendedores que tienen que enfrentarse a una reforma a lo largo de su trayectoria profesional.

Hay sectores en los que una cuestión como de la que venimos hablando es bastante habitual. Uno de ellos es el que tiene que ver con la hostelería. Durante las restricciones y confinamientos que llevamos padeciendo desde hace un año a causa de la pandemia del coronavirus, han sido muchos los dueños de establecimientos hosteleros que han aprovechado la coyuntura para realizar la serie de reformas en la que venían pensando desde hace algunos años. Ni que decir tiene que esta es una manera de ganar tiempo y de estar a pleno rendimiento para cuando la situación mejore.

El diario El País informaba, a principios del pasado mes de mayo, de que la reapertura negocios de reformas o el comercio minorista estaba muy cercana después del confinamiento domiciliario que empezó en marzo. Desde que ese momento llegó hasta que en el mes de junio cayó el estado de alarma, fueron muchas las reformas que se produjeron en diferentes sectores y negocios de nuestro país. Mucha gente prefirió mantener la puerta de su negocio cerrada durante un mes más para abrirlas a las puertas del verano con menos restricciones sobre su chepa.

Otra noticia, publicada en el portal web Interempresas, aseguraba que en el año 2019 los españoles gastaron una media de 700 euros en reformas, lo que nos viene a decir que este tipo de necesidades se han venido produciendo también sin una pandemia de por medio. Lo que está claro es que, si nos queremos adaptar a las necesidades de la sociedad en la actualidad, tendremos que amoldar los establecimientos en los que trabajamos a esas necesidades si lo que queremos es seguir permaneciendo entre las opciones preferentes de los clientes. Si no es así, nuestro final estará cerca.

La importancia del rótulo 

Uno de los elementos que se suelen cambiar con mayor asiduidad en una reforma de un negocio es el rótulo. Se trata de uno de los elementos con los que más se nos va a identificar y, por ende, conviene acertar en la decisión que tomemos al respecto. La tendencia en los últimos años consiste en apostar por las luces de neón, que parece potenciar la imagen exterior. Los profesionales de Oh My Neon nos han indicado que ha crecido exponencialmente el número de comercios que apuestan por este tipo de rótulos en España y que esa tendencia se extiende hasta todos los sectores.

Vivimos uno de los momentos más complicados pagan las empresas y los emprendedores de nuestro país. La pandemia del coronavirus ha puesto en jaque la buena salud económica de la que gozan muchos negocios y, por tanto, es ahora cuando se deben acometer los mayores intentos de adaptación a una nueva realidad. En ello están muchas personas que mantienen sus sueños intactos y que tienen todavía el aguante suficiente como para seguir peleando por sus empresas. Salir con vida de la situación actual reforzará su actividad de cara a todo lo que está por venir.