Mudarte aviva el apetito sexual

couple-731890_640

¿Sabéis que es lo mejor de mudarse a una nueva casa? El sexo. Lo digo enserio. Por lo menos en mi matrimonio ha sido todo un hallazgo.

Nos mudamos debido a que nuestra anterior vivienda se encontraba en un edificio muy antiguo que cada día demandaba más arreglos y reformas así que, aunque nuestro piso estaba muye bien, no nos merecía la pena seguir pagando derramas y una comunidad altísima para poder pagar todas esas reformas. Así que, manos a la obra, nos pusimos a buscar casa nueva y tras mucho marear y pensar nos decidimos por la actual, que es preciosa.

El caso es que la novedad, o como queramos llamarlo, avivó nuestra “llama” algo apagada últimamente y ahora estamos como un par de adolescentes. No es que antes no estuviéramos bien, porque siempre hemos sido una pareja bastante fogosa, pero es que lo de ahora es un no parar. Ahora, que yo no tengo quejas.

La semana pasada casi me muero de la rica cuando encontré a mi marido haciendo un pedido por Internet a comercialapra.com, una tienda online de artículos eróticos, preservativos y demás productos relacionados con el sexo. Estaba comprando una cada de 144 preservativos Control por 32 euros, que he de reconocer que es un buenísimo precio pero… ¿144? Menos mal que me lo tomé con humor porque la situación fue realmente graciosa.

Pero por lo visto no es nada extraño. Hay cientos de artículos en Internet sobre cómo avivar el apetito sexual en la pareja y la mayoría de ellos hablan de probar nuevos lugares para practicar este deporte tan placentero. En este enlace podemos leer cosas como que pruebes delante de la chimenea (quien tenga) o sobre la lavadora pero también te dicen donde es mejor que no pruebes, como la playa, porque acabarás de arena hasta las cejas y no es nada agradable. Y lo curioso es que proponen sitios como los típicos fotomatones, el ascensor y lugares muy típicos pero tan de paso por todo el mundo que es irrisorio pensar que puedes tener algo de intimidad ahí, aunque a muchos es precisamente eso lo que les pone.

Yo me imagino haciéndolo en el ascensor de mi nueva casa donde cada 5 minutos sube alguien nuevo y es de chiste. O somos más rápidos que el Ave o me veo saludando a la vecina del séptimo, una cotilla de mucho cuidado, mientras continuo la faena, y de eso no tengo muchas ganas la verdad.

Otra gran opción es hacerlo en tu casa, en la intimidad, y yo abogo por esta porque los sustos no se llevan bien conmigo la verdad así que llamadme clásica o aburrida pero como mi cama no hay ningún sitio… bueno sí, la bañera, pero ese es otro tema.

Deja un comentario