Reformas con sorpresas

Es increíble cómo las reformas en una casa pueden sacar a relucir problemas que no sabías ni que existían. Llevamos años queriendo reformar la cocina y el baño, no sólo porque su decoración es anticuada (tiene más años que el puerto) sino porque son las estancias más castigadas en toda vivienda y necesitaban un poco de trabajo. Contactamos con muchísimas empresas hasta que dimos con Construcplac, una empresa especializada en la rehabilitación de viviendas que nos dio un presupuesto que consideramos adecuado y venía con muy buenas referencias.

Iniciaron las obras en Agosto, ya que seleccionamos ese mes para que coincidiera con nuestras vacaciones y pudiéramos estar en casa durante las mismas por si los trabajadores necesitaban algo o por si surgía algún problema como, efectivamente, pasó. Nada más iniciar la obra nos dimos de frente con el primer cubo de agua fría: al retirar los antiguos azulejos salieron a la luz humedades que no sabíamos ni que existían. Había hasta moho y eso puede llegar a ser un peligro si se respira, así que nos derivaron a Planit-At, una empresa experta en el tratamiento de humedades que se metió enseguida con el problema pero, a pesar de su rapidez, la obra se retrasó casi 10 días.

Y ahora las tuberías…

Solucionado el problema siguieron trabajando hasta que el fontanero de Construcplac se topó con un atasco en las tuberías de tres pares de narices. Hicieron lo imposible por eliminarlo pero no había forma, debía de llevar años ahí y nosotros sin darnos cuenta, así que tuvimos que volver a paralizar la obra hasta que Desatrancos Punto Sur pudo venir a inspeccionar las tuberías con una cámara robotizada. No había visto en mi vida algo así pero el caso es que funciona, y muy bien. Localizaron el problema y desatascaron la tubería pero ya se habían sumado dos días más de retraso en la sobras del baño (Y aún no habíamos empezado con la cocina).

Supongo que si la casa hubiera tenido menos años la cosa habría sido diferente. O no. Nunca se sabe. Pero en un edificio como que tiene unos 50 años pues, el tiempo se nota, y es lógico que aparezcan mil problemas cuando levantas el suelo. Tal vez los tontos fuimos nosotros que no nos esperábamos algo así y parecía que tras un problema llegaba otro, a cual más complicado.

En la cocina encontraron una plaga de cucarachas. Asqueroso lo sé, pero habían anidado detrás de los armarios y había que acabar con ellas así que más retraso, y más dinero, porque la empresa de fumigación nos cobró otros 100 euros que añadir a la lista de gastos imprevistos.

El presupuesto se nos fue de las manos

Al final, entre unas cosas y otras nos dejamos casi 2000 euros más de lo que habíamos presupuestado y aun dando gracias porque los trabajadores nos dijeron que habían estado en reformas donde los dueños tuvieron que pedir incluso préstamos para arreglar daños estructurales de la vivienda así que… creo que al final somos hasta afortunados.

Como consejo os diré que si pensáis meteros en una reforma ahorréis de más y dejad un colchón para gastos inesperados porque puede que os haga falta

shutterstock_66007156reducida