Los secadores de manos eléctricos también en el hogar

El agua purifica, es fuente de vida, y lavarse las manos, es, según l@s profesionales de la salud, insisten en la necesidad de lavarse las manos, sobre todo, antes de que puedan entrar en contacto con la comida, y siempre después de ir al baño, ya que en nuestras manitas, sin darnos cuenta, se acumulan infinidad de gérmenes y bacterias, que podrían perjudicar seriamente nuestra salud. La acumulación de suciedad, puede poner en peligro nuestra salud, y provocar infecciones más o menos serias.

Pero hemos salido a la calle a preguntar a la ciudadanía sobre sus hábitos de higiene, y las respuestas, no podrían ser más variadas, y algunos razonamientos nos han llamado la atención. La mayor parte de las personas admite lavarse las manos, al menos, 3 veces al día, utilizando agua y jabón. Pero algunas, confiesan hacerlo únicamente una vez al día de esta forma, limitándose a usar agua el resto de las veces que se lavan las manos. Algunos, incluso nos dicen que tan solo se humedecen ligeramente los dedos, tras salir del lavabo. Muy pocos han sido los que han afirmado lavarse las manos con agua y jabón siempre antes de las comidas y después de ir al baño. La conclusión: no sabemos lavarnos las manos.

¿Cómo se lavan las manos correctamente?

Los profesionales de la salud, recomiendan, el uso de un jabón especial para la zona, que, tras aplicar sobre la palma de la mano, el dorso, el dorso y los pliegues entre los dedos secos, se humedecerá con agua, hasta conseguir suficiente espuma, que favorezca la eliminación, no solo de la suciedad visible, sino de esos gérmenes y bacterias, que sin ser perceptibles, se acumulan en nuestras manos, y que pueden provocar enfermedades en las personas.

Pero tan importante como el lavado de manos, es el secado, algo que muchos olvidan, y hasta están los que dicen que se limitan a secarse con la ayuda de sus propias prendas. Un error, ya que la ropa que llevamos puesta, también contiene, aunque no la veamos, suciedad.

¿Por qué hay que secarse las manos?

Si nos lavamos las manos, pero no nos las secamos correctamente, lo único que conseguiremos es propagar las bacterias de manera más rápida, lo que favorece el desarrollo de gérmenes. Porque el agua, como hemos dicho, es fuente de vida, de todo tipo de vida, así que en este medio, los microorganismos campan a sus anchas.

Las toallas, que todos usamos en casa para secarnos las manos, acumulan mucha humedad, sobre todo si la vivienda no está bien aislada, lo que provoca la proliferación de gérmenes y bacterias. Por lo tanto, tendríamos que cambiar la toalla a diario, algo que la mayoría no hacemos. ¿Entonces, cuál es la solución?

Algunas personas apuestan por las toallas de papel para el secado de manos, pero esto supone un gran impacto medioambiental, y encima, por norma general, se suelen utilizar varias toallitas en cada lavado. Un verdadero desastre para la naturaleza.

El secador de manos eléctrico, se convierte así, en la alternativa perfecta para secarse las manos, de forma segura, y con un reduciendo al mínimo el impacto que esta actividad diaria provoca en el medio ambiente. Hasta ahora los habíamos visto en locales, oficinas o instituciones públicas, pero, ¿por qué no llevarlos también a nuestras casas?

Hemos preguntado a los profesionales de Electricidad Tienda, y nos han confirmado la practicidad de este aparato, que además de útil, cumple una importante función estética. Esta tienda online está especializada en la venta de material eléctrico versátil y competente debido a la eficiencia y profesionalidad integrantes. Como tienda de electricidad profesional, distribuyen todo tipo de material eléctrico, desde cables a secadores de manos.

Los secadores de manos eléctricos, emplean un ventilador centrífugo, que expulsa aire al exterior, o bien pulsando un botón, o bien por medio de un sensor de movimiento que se pone en funcionamiento al detectar la presencia de nuestras manos. Tras unos pocos segundos, se apagan automáticamente. Este aire, puede ser frío o caliente, y en función del modelo y la marca, es expulsado por el secador por un tiempo determinado, que cas desde los 15 a los 150 segundos.

Hoy, se pueden encontrar modelos de bajo  consumo y respetuosos con el medio ambiente, por lo que el secador eléctrico, se presenta como la mejor opción para secarse las manos. Por seguridad, por tu salud y por la del medio ambiente, elige secadores de manos eléctricos.