Jardines de invierno

Sé que no todos los estadounidenses tienen casa unifamiliares con grandes jardines exteriores, de hecho soy totalmente consciente de que son los menos quienes tienen ese privilegio, pero creo que por culpa de programas del estilo a “Tu Casa a Juicio” o “Vender para comprar” la mayoría de nosotros hemos creado un estereotipo atípico de la sociedad estadounidense y canadiense.

El caso es que los envidio, por todo: sus casas, sus cocinas con grandes islas, sus tres cuartos de baño como mínimo, sus garajes, pero, sobre todo y ante todo, por sus jardines. No sé cómo se las apañan pero la gran mayoría de ellos tienen unos jardines que son “la pera limonera”.

He de reconocer que teniendo en cuenta el tamaño de mi balcón, para mí cualquier cosa que supere los dos metros cuadrados ya es una gran terraza pero, dejando eso a un lado, es que sus jardines son impresionantes. Ahora bien, lo que más me alucina, y mucho más teniendo en cuenta el frío que hace por ahí arriba, es que suelen tener jardines que se usan los 12 meses del año, yo los llamo “Jardines de Invierno” porque como los de verano son tan comunes creo que esos deben ser especiales.

Para empezar, la gran mayoría de ellos tienen un porche precioso acristalado donde pueden comer y cenar prácticamente al aire libre, pero eso no es lo que más llama mi atención, lo que más me gusta es comprobar cómo muchos de ellos instalan fogatas de diseño donde cenan, preparan nubes de azúcar tostadas (malvaviscos creo que los llaman ellos) y pasan agradables ratos a la luz del fuego.

Yo creo que si estuviera sentada al lado de una de esas estufas de exterior seguiría teniendo frío porque, en teoría, podrás sentir calorcito por delante pero la espalda seguirá bien fría a la intemperie de la noche en pleno invierno ¿o no? Pero bueno, ese es otro tema.

Quemadores

En España, por extraño que parezca, al menos para mí, también existen ese tipo de estufas de exterior y los llaman “quemadores”. Podréis verlos en Ambifuego, un portal donde los he encontrado de “chiripa”. Estaba buscando estufas de pellets, que creo que este año vamos a comprar una para el invierno, y me he topado con los quemadores, por lo que inmediatamente después he tenido la imagen de mis sueños: yo, una casita preciosa, un jardín enorme, mi familia y el quemador en medio…. Pero luego he oído a mi Paco llamándome desde el baño para pedirme el papel higiénico y he despertado de golpe de la ensoñación.

El caso es que son una especie de quemadores de gas, no son de verdad, y me he llevado un buen chasco porque yo pensaba que eran de leña, que se prendía a la manera tradicional y se podían contar historias de miedo alrededor de la lumbre.

A ver, que lo de las historias puedes seguir haciéndolo pero es muy decepcionante creer que algo es de una manera desde hace años y luego descubrir que no, que lo que se quema ahí no es más que gas, como en los fogones de la cocina.

Ahora que no yo no sé qué es pero porque ponen gas para evitar que salga el jardín ardiendo si la leña se cae o algo pero en mi opinión tener tuberías de gas natural subterráneas, por debajo del jardín, es mucho más peligroso que eso de poner un tronco y esperar a que prenda.

Al final va a resultar que la Estufa de Pellets que queremos comprar nosotros va a ser mucho más hogareña, tradicional y clásica que las “fogatas” de exterior de las casas estadounidenses. ¿O no?