El alquiler por las nubes

El alquiler por las nubes

Que cada vez es más complicado alquilar una vivienda es algo sabido por todos pues los medios de comunicación se han dedicado a avisarnos durante muchos meses y, aun así, el Gobierno ha hecho caso omiso (por ahora) de esta situación. Para empezar, nos piden de dos a tres meses de alquiler como depósito, lo que supondría que el interesado tendría que tener una media de 3.000 euros en el banco como mínimo, y si a eso le sumamos el primer mes de alquiler y el hecho de tener que vivir, pagar facturar y demás, nos metemos en un primer mes en el que deberíamos tener una media de 5000 euros para poder alquilar en algunas de las principales ciudades españolas. ¿No nos estamos pasando un poco?

Según El Confidencial, el alquiler ya ha tocado techo, lo que significa que de ahora en adelante (y durante todo el 2020) los precios del alquiler empezarán a rebajarse o, como mínimo, a estancarse. A grandes rasgos, lo que podemos decir, es que los precios apenas sufrirán modificaciones pero, si las hay, serán a la baja. De hecho en Barcelona ya se han visto las primeras bajadas, y puede que no sean las únicas.

Tras cuatro años de incrementos interrumpidos y la estabilización de 2019 en lo que a alquileres se refiere, lo normal es que ahora haya bajadas puntuales, o al menos así piensan muchos expertos del sector. Según ellos, el caso de Barcelona es el más flagrante pues en 2017 el alquiler se disparó un 20% y luego moderó su ritmo de crecimiento hasta este 2019, donde las variaciones de subida se han movido entre el 1% y el 5%.

Esto se ha notado claramente en las mudanzas pues, en el último trimestre de 2019 y en lo poco que llevamos de 2020, son muchas las familias que se han mudado desde los alrededores, e incluso desde tras provincias y comunidades, hasta Barcelona capital. Servieco, una de las empresas de mudanzas en Barcelona más reconocidas actualmente, ha tenido la agenda bastante llena durante estos últimos meses y según afirma uno de sus empleados, esta situación seguirá al alza este 2020.

La demanda supera la oferta

Ahora bien, ¿está caída de precios puede solucionar los problemas que tenemos hoy en día en lo que a falta de acceso se refiere? Pues parece que no ya que, aunque los precios tenderán a moderarse, la demanda seguirá superando a la oferta lo que supone que el acceso a la vivienda de alquiler siga siendo algo complicado.

De hecho, según algunos expertos, el alquiler será el desafío más importante del nuevo Gobierno 2020 ya que además de regular los precios y el alquiler turístico, se tendrá que hacer frente al desequilibrio entre alto volumen de demanda y la reducida oferta de inmuebles de arrendamiento, lo que deriva en el encarecimiento del alquiler. Esto puede provocar que esas bajadas que se están esperando “como agua de mayo” se traduzcan en, como mucho, un estancamiento del precio del alquiler y no en una reducción real. Todo esto en un contexto de salarios casi congelados.

Llegados a este punto chocamos de bruces con la realidad pues, en este caso, ya no hablamos solo del elevado encarecimiento que el alquiler ha sufrido en estos últimos años, ni de la alta demanda, sino que ya entra en juego el estancamiento salarial, algo que tiene difícil solución hoy en día.

Según muchos expertos, lo que ha ocurrido es que la alta demanda ha provocado el encarecimiento del alquiler hasta los precios de hoy en día pero los salarios no se han incrementado del mismo modo (ni parecido) por lo que el acceso a esas viviendas aún se complica un poco más. Sin embargo las soluciones pueden ser sencillas: una moderación de precios que podría llegar pronto, un aumento de la oferta que compense la plana evolución salarial y, por supuesto, una regularización exhaustiva del alquiler turístico.

Ese aumento en la oferta debe implicar la creación de un parque público de viviendas y la actuación inmediata sobre la vivienda la existente en manos de empresas privadas y que no sale al mercado del alquiler.

Dicho todo esto la pregunta ahora es ¿podrá el Gobierno de coalición de Pedro Sánchez hacer frente a todo este entresijo de alquileres y viviendas que hay actualmente en nuestro país?