Los electrodomésticos que a veces sobran en nuestra vivienda

Buena parte de la población española vive en una gran ciudad, lo cual lleva implícitas una serie de características en lo que a materia de vivienda se refiere. Por regla general, este tipo de personas suele vivir en un apartamento alquilado en el que no tiene demasiado espacio para colocar sus cosas o para conseguir una distribución que les hiciera disfrutar de su tiempo en casa sin el agobio de tener la sensación de estar hacinado.

Vivir en un espacio reducido obliga a las personas a tener la necesidad de vivir con menos cosas para conseguir no tener esa sensación de hacinamiento de la que venimos hablando. De lo contrario, estar en casa puede llegar a ser incluso una sensación peor que la de encontrarse en el trabajo, expuesto a toda clase de presión sin que podamos hacer nada al respecto.

El portal web Lifestyle Consultoría elaboró un artículo hace unos tres meses en el que destacaba cinco razones de peso para vivir con menos cosas, algo que es necesario para todas esas personas que, viviendo en una ciudad, residen en un piso que en algunos casos puede llegar a ser inferior a los 60 metros cuadrados y que además es compartido.

  • La primera de esas razones es la asociada a la salud. Y es que vivir en un lugar desordenado y caótico afecta negativamente a tu cuerpo. Eliminar el desorden es sinónimo de ganar espacio. Y ganar espacio es ganar salud.
  • Cuando todo está más limpio y ordenado, es más fácil priorizar nuestras tareas y tener más claro qué cosas tenemos que hacer y cuándo tenemos que enfrentarnos a ellas.
  • Otra de las razones por las que puede ser mejor vivir con menos cosas es la alegría. Por eso, es mejor desprenderse de aquellos objetos o actividades que no nos llenan en absoluto.
  • En muchas ocasiones se nos ha ido el santo al cielo porque tenemos en la cabeza demasiadas cosas, cosas que están relacionadas con los objetos físicos que poseemos en nuestro domicilio.
  • Finalmente, tener un propósito en la vida es fundamental para tener enfocado a qué queremos dedicar nuestro tiempo.

La escasa cantidad de espacio que tienen muchas personas para vivir obliga a tener en consideración esos cinco puntos que acabamos de mencionar. A veces es imprescindible deshacerse de algunos objetos para conseguir nuestro ‘espacio vital’. Elementos que incluso pueden ser algunos de nuestros electrodomésticos. Uno de esos elementos que comienzan a ser prescindibles en nuestras viviendas son las lavadoras. Gracias a empresas como Lavatur cada vez hay más servicios de autolavandería que están haciendo posible que miles y miles de personas, especialmente las de las grandes ciudades, prescindan de las lavadoras y cuenten con más espacio en sus apartamentos para otro tipo de utilidades.

Fundamental también para fomentar el tiempo libre

Otro de los asuntos que más preocupan a las personas que viven en ciudades como Madrid o Barcelona es la clara reducción de tiempo libre que tienen como consecuencia de las largas jornadas laborales a las que se enfrentan y la gran cantidad de horas que se les esfuma cada día como consecuencia de los desplazamientos en transporte tanto público como privado.

Si, además de lo que acabamos de exponer, todos perdemos otra gran cantidad de tiempo en lavar la ropa, nuestro tiempo libre, simplemente, no existirá. Y las lavanderías pueden jugar un papel importante para prevenir una situación como tal, puesto que garantizan un lavado mucho más rápido e igualmente eficaz que las lavadoras que muchos poseen en casa. Un artículo del diario El Confidencial hacía referencia a las dos razones que explican por qué cada vez tenemos menos tiempo libre, que no son otras que la percepción y la distribución. Conseguir una distribución y una organización del tiempo libre es fundamental para aprovecharlo al máximo y ahí entra una labor como la de ganar tiempo merced al lavado de ropa.

Sólo hará falta esperar unos años para terminar de darnos cuenta de lo acertados que estábamos al hacer hincapié en la necesidad que tenemos las personas de disponer de nuestro propio espacio en casa. Cada vez más personas están concienciándose de que tenemos varios electrodomésticos en nuestro domicilio que ocupan un espacio valiosísimo y cuyas funciones pueden ser desempeñadas por los mismos electrodomésticos, pero situados más allá de nuestras paredes. Nuestra calidad de vida habrá agradecido que lo hayamos pensado y reconsiderado.