Un campo de fútbol accesible

En mi pueblo tenemos un club de fútbol, que como es normal, hace las delicias de los paisanos. Jugamos en liga provincial, pero eso no quita para que todo el pueblo viva los partidos como si fuera la primera división. Algunas veces he visto más ambiente en nuestro campo que en alguno profesionales…

El caso es que el norte de España tiene cosas buenas, pero también malas, lo mismo que hace posible que tengamos césped natural, también se lo pone difícil al aficionado para acceder a los campos.

Nuestro pueblo es bastante escarpado, siendo las subidas y bajadas una constante. Es complicado que vayas a ver una persona gorda en nuestra población, ya que quieras o no hay que hacer bastante ejercicio casi desde que se sale de casa.

El caso es que nuestro campo de fútbol está en una zona alta del pueblo. Cuando llueve o nieva, se hace complicado acceder a él. No hablo de accesos por coche que es imposible, hablo de a pie. Así que buscamos una solución para que el acceso al campo pudiera hacerse de una manera mejor para todos los aficionados y como no, para los visitantes.

La mejora era algo más que necesaria

Sinceramente ya daba vergüenza que vinieran otras localidades a jugar y que tuvieran que ver este espectáculo. Este año con nuestro ascenso a provincial se han notado aún más si cabe estas deficiencias que se lo ponen complicado a los fanáticos futboleros. StSeguridad fue la elegida, ya que desde el primer momento nos pusieron facilidades, tanto para instalar las escaleras de acceso como las necesarias barandillas para que se agarrasen los vecinos con mayores problemas de movilidad.

Un vecino conocía esta empresa de cuando estuvo trabajando en Sevilla y acudimos a ella. Al principio se sintieron un poco extrañados, pero buscábamos un trabajo de calidad y terminaron trasladándose aquí e incluso les invitamos a ver uno de los partidos en nuestro humilde “palco” de autoridades.

Los cambios se han notado bastante, ahora tengas la edad que tengas e incluso si tienes silla de ruedas puedes acceder al campo gracias a la rampa. En el caso de las escaleras, nos instalaron las de mejor calidad, para que sufran lo menos posible las inclemencias del tiempo. Todo ello completado con una barandilla bien construida para poder agarrarse a ella, tanto para subir como para bajar por la pendiente.

Dentro de las posibilidades que tenemos como club privado (el campo es propiedad nuestra) queremos seguir mejorando las instalaciones, puesto que el próximo paso será poner una nueva zona de vestuarios más completa y de mayor comodidad.

Alguno del pueblo ya está pensando en un marcador electrónico, aunque sea modesto, y es posible que para el año que viene ya podamos adoptarlo. Da mejor impresión que los viejos manuales y tampoco es que sea muy caro poner uno sencillo. Intentaremos sacarle fruto con alguna publicidad de comercios de la zona.

En fin, que ya veis al final en cómo hemos conseguido contar con los mejores accesos confiando en un grupo de profesionales. Si estáis en la misma situación, aunque sea otro sector, os recomendamos que apostéis por las buenas empresas, al final se agradece.