De herencias y vicios ocultos

¿Conocéis lo que son los vicios ocultos? Últimamente estoy recibiendo demasiadas noticias sobre personas que han decidido denunciar al antiguo propietario de su vivienda por vicios ocultos y, tras analizar un poco los datos, he llegado a la conclusión de que gran parte de la culpa la tiene el Gobierno. Sé que no entendéis nada pero voy a explicarme.

No sé si lo sabéis, pero cuando aceptas una herencia no sólo estás aceptando los bienes de la persona fallecida, sino también sus deudas, si las hubiera. Muchas personas son desconocedoras de este dato y aceptan la herencia sin que nadie les informe al respeto, eso, unido a que el Estado cobra unos impuestos desorbitados por cualquier cosa que se herede, provoca resultados nefastos para el heredero.

En algunas ocasiones, ese heredero decide renunciar a la herencia, algo que puede hacerse legalmente (si necesitáis información acudid a aceptacionherencia.com), y todos los bienes y deudas del fallecido pasan a ser problema del Estado que, normalmente, se queda con los bienes y se deshace de las deudas. Sea como sea, ellos siempre ganan, te quedes o no te quedes con lo que has heredado, así de simple.

Soluciones a la desesperada

El caso es que estoy comprobando cómo algunos de esos herederos que se vieron con el agua al cuello y necesitan vender urgentemente las propiedades recién heredadas para pagar todas las deudas que se les han venido encima, ponen en venta algunos inmuebles que tienen ciertos problemas sin avisar a la inmobiliaria que vende la vivienda ni a los nuevos propietarios. A veces, incluso, hacen pequeñas reformas, tipo “chapuzas”, para tapar un problema mayor que yace bajo el pequeño arreglo, y son los nuevos propietarios, semanas o meses más tarde, los que se ven con el problema.  Pues bien, esos nuevos propietarios pueden denunciar a la persona que les ha vendido el piso por “vicios ocultos” y conseguir que esa persona arregle los daños que tiene el inmueble o incluso rescindir el contrato (podéis informaros en viciosocultos.es).

Los vicios ocultos son los posibles defectos que puede tener una cosa que es objeto de compraventa y que no son reconocibles en el examen de la cosa en el momento de la entrega ni tampoco se informa a los compradores de esos defectos. La existencia de vicios ocultos faculta al comprador para ejercer una serie de acciones contra el vendedor y que irán dirigidas a la reclamación de la resolución del contrato o de la modificación de sus condiciones, así como al resarcimiento de daños y perjuicios.

En España, en caso de vicios ocultos, el comprador podrá desistir del contrato abonándosele los gastos que pago, rebajar una cantidad proporcional del precio a juicio de peritos, y exigir indemnización de daños y perjuicios en caso de mala fe del vendedor. El plazo para el ejercicio de las acciones es de 6 meses contados desde la entrega.

Al final, lo mires por donde lo mires, es la ciudadanía la que paga los platos rotos. El heredero de la vivienda se queda sin nada e incluso, en ocasiones, pierde dinero por culpa de la desinformación y de los desorbitados impuestos que demanda el Estado en caso de herencia, y el comprador ha de luchar por no verse “timado” por culpa de la necesidad del heredero. Es una situación irrisoria… parece la pescadilla que se muerde la cola y, en mi opinión, es todo culpa del Gobierno.