Amueblar un piso nuevo

mesa-de-comedor-huerto

Una mudanza es siempre un engorro y normalmente hablamos de falta de tiempo y de llevar una semana de locos de aquí para allá pero es también un problema económico muy grande para algunas personas. Tras la experiencia que he vivido este mes voy a hablaros de Dismobel, una tienda online de muebles que, en nuestro caso, ha sido de gran ayuda y que os recomiendo visitéis.

Mis primos pequeños estaban buscando casa para mudarse con su padre porque la situación con su mujer era insostenible. Mi tía, la madre de mis primos, falleció hace ya 10 años y su padre se había vuelto a casar con una mujer que, aunque no creo que sea mala persona, poco le falta (a mi entender). El caso es que necesitaban mudarse antes del uno de enero a una casa amueblada porque económicamente no podían pagar por adelantado los meses que suelen pedir las inmobiliarias más una compra masiva de muebles pero todo lo que encontraron era, o demasiado caro, o con muebles de chiste, o vacío así que, al final, optaron por uno vacío a pesar de los inconvenientes que esto les traía.

Les ayudé a buscar, porque su padre no puede hacerse cargo del problema y delega en ellos, en mis primos, pero tienen 20 años y a esa edad… necesitan ayuda. Buscamos mucho y tampoco es que encontráramos nada, pero no creáis que éramos demasiado exquisitos o que queríamos encontrar demasiado porque no era así. Ellos querían sólo tres camas, una para cada uno y para cada habitación, dos pupitres, tres armarios normalitos, una mesa de comedor y cuatro sillas. El resto ya lo irían adquiriendo poco a poco pero para empezar, no estaba mal.

Visitamos muchísimas tiendas, yo creo que todas las de la ciudad y alrededores y los precios eran desorbitados así que empecé a buscar por Internet hasta que encontré Dismobel. Tienen de todo, te lo llevan a casa y los precios son muy económicos lo que hizo factible la compra de todos los muebles que necesitaban y pudimos hacer la mudanza durante las vacaciones de navidad.

Y es que las separaciones siempre traen problemas pero es mejor afrontar que ya no hay solución a aguantar triste y amargado sólo porque es lo que se debe hacer. En Jaén, ciudad en la que residimos, este año ha habido más de un millar de divorcios y separaciones que se dice pronto y aunque yo no entiendo mucho de estas cosas, estoy segura de que cuando una pareja se separa es porque no hay nada más que hacer y, en este caso, el divorcio era necesario tanto por el bien de mis primos como por el de su padre porque sino iban a salir los tres locos de esa casa.

Ahora vendrán los problemas de la separación de bienes y demás papeleo porque el padre de mis primos vendió las dos casas que tenía con mi tía para comprar otras dos casas con su nueva esposa y reformarlas. Al principio parecía una buena idea porque la mujer también tenía dos hijos así que en total hablábamos de 4 habitaciones para los niños más la matrimonial y comprar dos casas y unirlas en una sola planta no era mala idea pero claro, ahora, la mujer no puede darle a mi tío la mitad de lo que cuesta dicho piso y hasta que pueda pagarle pueden pasar años así que no podían contar con ese dinero, básicamente.

En definitiva: pensad bien las cosas antes de meteros en camisa de once varas y si aún así tenéis la desgracia de sufrir una ruptura matrimonial pensad siempre en que lo importante es vuestra salud y no sólo vuestra economía así que si tenéis que apretaros el cinturón para poder mudaros e iros del lugar donde no aguantáis vivir, hacedlo. Ya saldrá el sol por algún sitio.

Deja un comentario